Galeria de fotos

Informe sobre el escudo heráldico municipal de Alhóndiga


Al objeto de que la villa de ALHÓNDIGA pueda disponer desde ahora de un Escudo Heráldico Municipal, que de forma oficial la represente, y sea para todos sus habitantes y Ayuntamiento el emblema que permita identificarla como Villa, se ha realizado una investigación en profundidad sobre su historia, y sobre el escudo de armas que pudiera corresponderle como propio.

En el recinto de su edificio de Ayuntamiento no se encuentra emblema alguno que pueda orientar acerca de la utilización anterior, o en tiempos pasados, de un escudo heráldico propio, ni tampoco nadie en la villa, recuerda haber visto o usado emblema alguno de estas características.

escudo

Sin embargo, desde hace años se ha utilizado en algunas publicaciones un escudo para esta villa que ofrece, en único campo de gules, una cruz de San Juan de plata cantonada de un castillo de oro, un león de oro, y sendas aguilas de sable, que al parecer hacía alusión al escudo que en la Audiencia de la villa existían .en el siglo XVI, y que por algún historiador del siglo pasado fueron interpretadas como propias del señor de la villa, don Juan Juárez de Carvajal.

En los Archivos nacionales o provinciales donde se custodia la información sobre cuños, sellos o escudos heráldicos de municipios y entidades de población, no figura referencia alguna a la posible existencia de emblema heraldíco de la villa de Alhondlga. Es por todo ello que se impone la creacion ex novo de un escudo heráldico municipal para esta entidad de población.


En la historia de la villa de Alhóndiga es preciso considerar dos referencias fundamentales: primeramente, su pertenencia, desde los días de la repoblación, a la Orden Militar de San Juan, poseedora en la provincia de Guadalajara de un territorio en el que se incluía la villa de Alhóndíga junto a la de Penalver, residencia esta última del comendador de dicha Orden hospitalaria. Y en segundo lugar, la venta de la villa realizada al Obispo de Lugo, don Juan Juárez de Carvajal, en el siglo XVI, en cuya familia permaneció hasta el siglo XIX.

escudo

En las contestaciones que la Villa de Alhóndíga envió a la encuesta realizada por Felipe II y que son conocidas como «Relaciones Topográficas», se afirmaba a fines del siglo XVI que las armas de la Villa eran un escudo que había en la audiencia pública y que en ellas se veían un castillo, un león y unas águilas.

Y se decía allí que eran estas las armas del señor de Alhóndiga, el Obispo Juárez, lo cual evidentemente no se corresponde con la realidad, pues los Carvajal llevaron siempre por armas una banda que se esmaltó de sable sobre campo de oro, y a la que se añadieron seis roeles.

Aparte de esa referencia primitiva, la villa posee una serie de antiguos cuños de caucho con las armas utilizadas en el siglo pasado, y aunque muy borrosas, se aprecian en ellas, por una parte, los castillos y leones alternados, propios del Reino de Castllla y León, y por otra parte, escudo cuartelado con un castillo, un león, unas barras y unas cadenas, propio del Escudo de España.

Pero por existir variaciones en los elementos heráldicos de los poseedores del señorío de esta villa, cuando se ha planteado crear unas armas heráldicas para la villa de Alhóndiga, se ha procurado atenerse al dato histórico más cierto, el de la pertenencia a la Orden de San Juan y añadir un campo alusivo a su propio nombre. Como es sabido, la palabra Alhóndiga procede del árabe y significa lugar de comercio o contratación. Lugar, pues, donde se mueven las monedas, y por lo tanto se ha optado por utilizar ese elemento, que en heráldica se corporeiza en los bezantes, para componer en parte una armas parlantes. De tal modo que se ha resuelto formar un escudo que se blasona del siguiente modo:




Escudo español, partido, en el primer cuartel de gules una cruz de San Juan de plata, y en el segundo de azur seis bezantes de oro bien ordenados en palo. Al timbre, corona real cerrada.




ANTONIO HERRERA CASADO

Cronista Provincial de Guadalajara
Académico Correspondiente de la Real Academia de la Historia

Copyright ©Polux 2012